5.24.2009

Las tres claves para aprender inglés de verdad

Recuerdo que hace unos años atrás, en mi época de bloguera más activa, solía seguir varios blogs personales. En unos de esos blogs, leí en una ocasión una dura crítica contra una conocida periodista televisiva española. El autor de la crítica era un joven bloguero periodista, que empezaba a abrirse camino con mucha dificultad en su profesión.

Al reflexionar sobre la trascendencia de su crítica llegué a la conclusión que daba igual lo que dijera él o lo que yo misma dijera acerca de la famosísima periodista. Cuando alguien se sube a lo más alto de su profesión, aún cuando sea cuestionable todo o parte de lo que hace, o cuando se pueda atribuir parte o la totalidad de su éxito a la suerte; las críticas de unas pocas personas de a pie no tienen ninguna transcendencia para el criticado. En la mayoría de las ocasiones, el conocido personaje seguirá gozando de los privilegios de su posición, mientras que el que critica se tragará su bilis y con toda seguridad se encontrará durante mucho tiempo a años de luz de alcanzar en su carrera profesional los éxitos cosechados por el criticado.

¿Y qué tiene que ver todo esto con aprender inglés? Tiene que ver porque en este tema, como en muchos otros temas en la vida, lo que de verdad importa es el resultado; es decir, conseguir lo que deseamos. En el caso de la conocida periodista, era evidente que en aquel entonces había conseguido un gran resultado; un enorme éxito profesional. En el caso del joven periodista bloguero, era obvio que no había conseguido lo que deseaba (probablemente ser un conocido periodista televisivo) y lo que le llevaba a criticar tan ácidamente a su compañera de profesión era su propia frustración profesional.

No, no estoy diciendo que todo fin justifique el medio, tampoco que no haya que criticar (a veces es un sano ejercicio) más bien estoy proponiendo una vara de medir para saber cuándo estamos haciendo lo adecuado para conseguir lo que deseamos. Podríamos formular esta forma de medir así:

Sabes que has hecho lo correcto cuando consigues el resultado deseado. Si no lo consigues, entonces tienes que aceptar que te has equivocado e intentar corregir lo que has hecho mal para volver a intentarlo de otra manera.

Aceptar que te has equivocado es la parte más importante de este proceso porque esa aceptación es la que te permite corregir tus errores e intentarlo otra vez; es lo que te permite mejorar. Conozco a muchas personas que son incapaces de aceptar sus errores o de verlos siquiera. ¿Y qué les ocurre? Que se pasan toda la vida dando palos de ciego y se sienten muy frustrados porque no alcanzan sus objetivos.

¿Y cómo sabes que estás haciendo algo mal en el momento oportuno?

En muchas ocasiones descubrimos rápidamente que hemos hecho algo mal porque los resultados de nuestras acciones se ven rápidamente. Por ejemplo: bebo más de la cuenta y tengo un accidente con el coche; me pillan copiando un examen y me suspenden; me pillan en una mentira y ya no se fían de mi, etc.

Sin embargo en muchas otras ocasiones el resultado no está tan claro o tarda tanto en ser evidente que parece no existir una conexión entre lo que un día decidimos y lo que finalmente obtuvimos. Eso es lo que suele ocurrir cuando decides emprender el duro camino de aprender inglés. Explico este punto a continuación.

Un buen día decides que vas a aprender inglés y muchos años después todavía sigues en la brecha sin conseguir los resultados deseados y te preguntas: ¿debería haber seguido otro método? ¿debería haber estudiado de otra manera? ¿debería haberme apuntado a tal o tal curso? ¿debería haber hecho el esfuerzo de irme a estudiar fuera? ¿debería haber contratado a un mejor profesor? ¿el esfuerzo que he hecho y el dinero que me he gastado está acorde con el resultado que he logrado?

Estas preguntas tienen difícil contestación si no tienes experiencia en el tema; -lógico- si no lo has vivido antes ¿cómo vas a saber qué es lo mejor para ti? Por esta razón antes de tomar cualquier decisión respecto a aprender inglés es fundamental mirar a tu alrededor para ver cómo lo han hecho otros que han conseguido el resultado deseado. Se trata, en definitiva, de buscarse un modelo que te valga. Puede ser un conocido, un familiar, un amigo, alguien que te sirva de vara medir: quiero llegar dónde él o ella está ahora, así que voy a hacer algo similar a lo que esta persona ha hecho.

Ahora bien, no vale cualquier modelo, tiene que ser alguien que haya estado o esté en unas circunstancias similares a las tuyas. Por ejemplo, si no tienes oportunidad de irte a vivir fuera, no te vale como modelo el ejemplo de un amigo tuyo que estuvo viviendo cinco años en Londres. Si ya estás viviendo en un país anglosajón, no te vale el ejemplo de quien estudia inglés en su propio país. Cuando encuentres a "tu modelo", fríelo a preguntas: ¿qué has hecho?, ¿cómo lo has hecho?, ¿cuántas horas le has dedicado?, ¿qué material has usado? ¿qué me aconsejas?

Si no encuentras el modelo adecuado para imitar, entonces, sólo te queda preguntar a personas a tu alrededor que sepan más del tema.

Para quien le pudiera interesar dejo a continuación mis tres ideas claves sobre cómo aprender inglés de verdad en tu país o en un país angloparlante.

1) Debes dedicarle todo el tiempo que puedas, mínimo dos horas al día. Dedicarle tiempo significa, aprender cada día palabras, expresiones, giros, escuchar, leer, escribir, traducir, hacer ejercicios. Si no puedes o no quieres dedicarle tiempo nunca aprenderás.

2) Debes escuchar inglés todos los días, mínimo una hora. Escuchar lo que sea, cuando sea, cómo sea. Si quieres afinar un poco más mira aquí.

3) Debes intentar hablar todos los días. Primero lo que te salga y después ,poco a poco, ir puliendo. ¿Hablar con quién? Lo mejor un profesor particular. Si no puedes pagártelo, busca un intercambio.

Todo lo demás son añadidos que se pueden ir corrigiendo o adaptando a tus circunstancias en el camino.

Mucha gente hace preguntas al respecto: ¿debo comprarme el último curso multimedia en fascículos? o ¿cuál es el mejor de todos? Yo pienso: casi todos son fantásticos y además "algo es siempre mejor que nada" (something is better than nothing). Pero lo importante no es comprarse el curso, sino lo que haces con el curso tras su compra. ¿Debo ir a una academia o buscar a un profesor particular? ¿A qué ciudad debo viajar en el verano para aprender inglés?

En este contexto, conviene preguntarse antes de emprender cualquier acción: ¿Voy a dedicarle al curso dos horas todos los días como mínimo? o ¿voy a ponerlo en la estantería para decoración? ¿voy a asistir a clases y tomármelo en serio o voy a jugar a las casitas? ¿voy a ir a Inglaterra a pasármelo bien o a aprender inglés?

No es el curso, ni siquiera el tipo de libro, audio que escuchas, película que ves, ni el país, ni el pueblo, ni siquiera es el profesor: sí, todos importan en cierta medida, pero lo que de verdad te hace aprender es tu firme voluntad de conseguir el resultado de saber inglés.

Lo mismo ocurre en muchos otros ámbitos de la vida. Lo mismo me ocurre a mi, por ejemplo, con este blog. Lo que me hace conseguir resultados es mi dedicación al tema. Todo lo demás son añadidos.

*****

Novedades:

El "English dream team" ha estado trabajando duro como de costumbre y esta semana nos trae lo siguiente:

  • The- the (comparativos) de Roxana Vergara
  • Can, could y be able (usos y diferencias) de Elisa Blanquez
  • For-from (diferencias) de Marta Saez
  • To (usos) de Marta Saez
  • ¿Qué son los "statives verbs"? de Virginia Gruart
  • Over-above (diferencias)de Adrian Obando
  • *****
    Estoy buscando un beginner para compartir una clase de inglés por Skype con otra persona. Puede ser por la mañana o por la tarde.15 euros hora. Contacta conmigo Más información aquí Mónica
    Imprimir

    21 comentarios :

    Miguel dijo...

    Creo que el blog es excelente en cuanto a explicar inglés, pero no puedo estar de acuerdo con:
    "Sabes que has hecho lo correcto cuando consigues el resultado deseado. Si no lo consigues, entonces tienes que aceptar que te has equivocado e intentar corregir lo que has hecho mal para volver a intentarlo de otra manera."
    En ocasiones no se hace lo correcto y se obtiene un buen resultado y viceversa...

    Rafael dijo...

    Hola,

    He visto en algunas frases que se agrega un "do" el cual no se para qué se lo agrega. Por ejemplo:

    You do know en vez de simplemente You know

    Qué diferencia hay?

    Podrías dar explicaciones de este caso?

    Gracias y saludos.

    David dijo...

    Iba a hacer un comentario similar al de Miguel.

    Personalmente (sin querer ser presumido) muchas veces consigo el resultado adecuado sin hacer lo correcto.

    Un saludo

    Arjuna dijo...

    Hola Miguel y David

    Me gustaría que plantearan un ejemplo en el cual sin hacer lo correcto han logrado el resultado deseado. A lo mejor en esa forma podemos debatir el tema con mayor fundamento.

    Gracias!

    David dijo...

    Esto depende un poco de como definamos "correcto"

    Primeramente la suerte. Creo que estando "atento" y siendo astuto te puedes evitar mucho trabajo.

    Tambien la picaresca creo que es importante.

    En el mundo estudiantil he visto a mucha gente "perdiendo" muchas horas, estudiando o centrandose en cosas que puedes resolver facilmente con un poco de picaresca (la verdad que no se me ocurre ningun ejemplo en concreto, pero lo pensare).

    La pregunta es, cual de las dos posturas es la correcta?

    David dijo...

    Ejemplo chorras, ok?

    Un profesor explica una clase todo con diapositivas.

    Una persona toma nota de todo con detalle, pasando mucho trabajo. Parece que hace lo correcto (tanto para aprender como pasar un examen - que no es lo mismo-)

    Otra persona no hace nada, al acabar la clase va a donde el profesor y le pide si le deja las transparencias.

    Cual de los dos hace lo correcto?

    BCM dijo...

    Yo creo que "perder" horas esforzándose por conseguir algo que otros obtienen de forma más sencilla no es una pérdida ni mucho menos, sino todo lo contrario, yo creo que es un punto positivo en el bagaje profesional y sobre todo personal (incluso cuando no se obtienen los resultados esperados). Aunque creo que no es fácil verlo porque es algo que se nota muy a largo plazo.

    Sér pícaro es fácil y todo el mundo sabe hacerlo (en algunos es innato y en otros sólo hace falta un poco de entrenamiento). Ser una persona perserverante y que se esfuerza en todo momento causa dolor y no todo el mundo está dispuesto a pasar por ello.

    Quien utiliza el esfuerzo como medio para conseguir las cosas puede, en ocasiones, no llegar a obtener los resultados esperados, pero consigue otra cosa (y creo que más importante) y es el entrenarse para que el esfuerzo cada vez sea más liviano, que cada vez cueste menos esfuerzo hacer un esfuerzo (pensad en cuando empezáis a hacer deporte y cuando llevais entrenando un par de años, el esfuerzo que hay que hacer después de años sin duda es menor debido al duro entrenamiento al que nos hemos sometido).

    Sin embargo quien intenta conseguirlo todo por la picaresca puede que, en ocasiones, consiga más que la persona currante, pero sin duda estará mucho menos entrenada que la persona que se esfuerza, y en cuanto llegue un maratón el que saldrá vencedor es sin duda el que se ha entrenado más.

    "El currante" es mucho más feliz y se siente mejor consigo mismo, incluso cuando no obtiene los resultados esperados.

    y claro está, un triunfo sabe 1000 veces mejor cuando ha habido un increible esfuerzo detrás.

    Saludos.

    Monica dijo...

    Miguel Es evidente que la vida es mucho más compleja y que no todo se puede resumir en "buscar el resultado".

    Ahora bien, pienso que el resultado es, en la mayoría de las ocasiones, una muy buena vara de medir para saber si estás haciendo, o no, lo correcto. Esto no quiere decir que no exista la suerte y otros factores que puedan influir en la obtención de un buen resultado sin hacer lo correcto.

    Gracias por tu comentario. Mónica

    David Comparto la opinión de BCM. Si yo me hubiera valido de la picaresca únicamente este blog no existiría. Gracias por tu comentario. Mónica


    Rafael Es una forma de hablar. "You know". Cuando hablas omites el "do" porque así acortas.
    El inglés hablado puede ser muy diferente a lo que dicen los libros de gramática.

    Un saludo, Mónica

    *******

    Gracias a todos por vuestros comentarios.

    Toni González dijo...

    Hola, buenas.
    Yo quería comentar mi experiencia rápidamente para que la gente intente comprender por qué nos desanimamos tantas veces aquellos que queremos aprender esta fantástica lengua.
    Llevo un año estudiando inglés, después de mucho tiempo de haberlo tenido olvidado. La verdad es que soy muy persistente, y cuando me pongo a hacer algo lo hago de verdad. Leo en inglés todos los días, veo todas las series y películas en inglés, estudio gramática, aprendo expresiones y creo que día a día he ido ganando en comprensión y en soltura a la hora de utilizar el idioma.
    Pero el otro día, estaba yo en un bar con un amigo, y tenía dos grupos de personas cerca de nosotros: uno hablaba en castellano, y otro en inglés. Las conversaciones eran informales, desenfadadas... pero observé tal diferencia en mi grado de comprensión entre una y otra que sinceramente, me deprimí.
    En la conversación que mantenían en castellano, todos los sonidos, las palabras, los giros coloquiales me resultaban conocidos. Pero a los que hablaban en inglés (británicos) no conseguía seguirles el ritmo, y ello se debía básicamente a que utilizaban frases cortas, giros espontáneos, supongo que lenguaje coloquial, cosas del tipo "I've got it" "I gotta go" "Let's do it". Además cuando intentaba adaptar el oído a un comentario de estos, rápidos, ya había llegado la respuesta y así... no había manera de entenderlos.
    Todo ello me llevo a sentirme desesperanzado. Estudio mucho, soy muy constante, pero veo que en el inglés que utilizan informalmente no soy eficaz ni siquiera en comprensión.
    Estoy seguro que he ampliado mucho mi vocabulario, que me puedo explicar en muchas situaciones y que entiendo los discuros, las películas, los libros, etc etc.. pero la camarera que les atendía era eficaz y yo no.
    Es algo que no sé como lograré, porque eso no viene en los manuales.
    Gracias por vuestra atención.

    ideas in vitro dijo...

    No quisiera se me interpretara como ése aprendiz de inglés que critica a una consagrada en el idioma con un exitoso blog, y después se me pusiera de ejemplo para hablar de cómo conseguir el éxito periodístico…

    Si algo bueno tiene éste blog es la supermotivación que transmite para aprender (yo cuando me baja la libido vengo a visitarlo y me pongo a cien), pero no sé si ése fin lo libera de la inconsistencia argumental de algunos ejemplos que suele poner como prólogo para enunciar reglas de comportamiento para un aprendizaje exitoso. Insisto, no lo sé. Porque si, como se mantiene, el aprender inglés -para el que quiera de verdad- debe ser lo prioritario, tal vez los deslices moralistas en los que caen sus historietas no se deberían tener en cuenta. Se podría pensar, “Bueno, que me la envainen (¿”to eat humble pie”?) que no me importa si con ello consigo aprender, por fin, el inglés que tanto añoro”.

    A veces, pero muchas, me sucede escuchando a los presentadores de la tele que me tratan como si fuera cortito o estuviera algo sordo. Claro,-pienso,- mi superego no puede comprender que se dirigen a un público variopinto donde el nivel medio es el que cuenta, o el más bajito en algunos casos. Hay gente, por otra parte, que mantiene que a los niños hay que tratarlos como tales con un lenguaje infantil, cuando resulta que ése lenguaje lo hemos perdido los mayores al perder la infancia. Cuando tratamos de ser infantiles, ellos nos ven ridículos (nos vemos nosotros mismos!).

    Pues leyendo la moraleja de la periodista exitosa yo me he vuelto a sentir así. Ya no solo hay un explícito y declarado subjetivismo en interpretar la actitud del periodista globero crítico,-cosa que acepto sin grandes esfuerzos como una metáfora que no elude su condición sustitutoria,- sino que esa filosofía inherente que confunde “fama” con “éxito”,y a éste con “prestigio”, nos pretende agrupar a los ávidos buscadores de excitaciones (I´m the first, of course) en éste blog bajo una bandera que debería reconsiderar sus colores (pero sin perder su “appeal”, please).

    Primero, que un profesional acabe de alcalde, o que una periodista salga en televisión no pueden ser signos más inequívocos de fracaso en el sustantivo que caracteriza su rol social, es decir, su profesión. (Alguna periodista ha fracasado tanto que no sólo ha terminado en los telediarios, sino que ha rematado su fracaso profesional siendo la “mujer de” un príncipe. ) Otros no pasamos de depurar nuestras minúsculas frustraciones con algún blog, pero sin que ello nos suponga un cambio de sexo.

    Segundo, que una crítica acertada deje incólume en su pedestal a la periodista, mentira podrida. Esto de las críticas se suele tomar por el criticado como la penitencia bien entendida que nos transmitieron los curas. Por arrepentimiento sentido o por amor al castigo. Si la periodista no es una calzaslargas se sentirá aludida en su fuero interno y ella misma, -la que no depende de los pensamientos ajenos-, aprobará la crítica (arrepentimiento). Si fuera una hipócrita redomada a la que cualquier verdad le trae al pairo,-porque su objetivo es la notoriedad social-, se vería afectada por la opinión pública (temor). Que no hay Sansón invencible, ni Aquiles sin su talón.

    ideas in vitro dijo...

    “Fama” es que me conozcan todos, “prestigio” sólo los que importan, y “éxito” es algo que tiene que ver con uno mismo, los que importan son los que tú quieres. Planteado el éxito como en el correlato es la mejor receta para coseguir una buena frustración. El querer parecerse a otros, la imagen de uno mismo delegada a la mirada especulativa de los demás como un deseo a obtener. Ese tufillo consumista de satisfacer deseos basados en la comparación o en la competitividad (de competición) profesional que busca dinero como fin último y primero…

    Confundimos muchas veces el vehículo con el viaje y a éste con el destino. Y los tres son conceptos relacionados pero no intercambiables. Queremos un coche acojonante y cuando lo conseguimos no hay paisaje más allá de sus tapizados, un orgullo que dura poco (estimado en tres meses).

    Hay dos motores infalibles de cualquier aprendizaje: La necesidad y/o el placer, I think. Si van juntos, wonderful. Oí a alguien una frase que decía. “No lo hagas si no te apetece, cada vez te apetecerá menos. Espera las ganas”. Y la necesidad real es la de la pura supervivencia no la inducida por la pose cultureta.

    ¿Desde cuando “lo que importa es el resultado, obtener lo que deseamos”? Esa zanahoria agota al asno de la voluntad porque nunca se consigue ¿Hay un resultado final? ¿Hay un objeto del deseo? ¿Acaso vivimos con ése argumento? ¿Te casas sabiendo el resultado o para obtener un deseo? ¿Trabajas con ésas premisas? ¿Vives así? Pues no me llames ni para ir al cine. El inglés, como todo, se debe adoptar para ser más feliz (vaaale, pues para ser uno mismo), si te frustra que le den por. No se puede esquivar una frustración con otra mayor o con cuentos de hadas, y Mónica nos cuela unos cuantos.

    And however I love you Mónica.

    Monica dijo...

    Toni Lo que generalmente se aprende con un profesor es inglés académico, no el inglés de la calle. Por eso no puedes entender a un grupo de angloparlantes en un bar.

    Lo mismo le ocurrirá a un anglo que entre a un bar aquí en España. Puede que haya estado estudiando 5 años español en la Universidad. Pero si entra a un bar, lo más probable es que no entienda nada. Es normal.

    Tú solo llevas un año de inglés. Aunque hayas estudiado antes en el colegio, un año no es suficiente. Es un proceso más largo, por eso cansa tanto. Ahora bien, se puede acortar si dedicas muchas horas al día y te pones a escuchar inglés un par de horas. Las películas son de gran ayuda, porque sí contienen inglés real.

    El esfuerzo no se debe hacer en la gramática (no digo que lo estés haciendo, pero por si acaso), si en escuchar e intentar hablar. Luego la gramática será como un bastón, pero no el centro de tu atención.

    Quizás estos consejos te sirvan de ayuda.Saludos,

    despierto dijo...

    mmm... de todo esto me quedaron dos cosas:

    1. ideas es el periodista (o parece serlo. muchas palabras para un espacio tan pequeño) del que hablaba la autora del post
    2.la autora del post "habla" con mas coherencia en los comentarios de lo que lo hace en la entrada principal

    Olga dijo...

    Mónica, creo que has entendido mal la pregunta que formulaba Rafael. Su duda era:
    "He visto en algunas frases que se agrega un "do" el cual no se para qué se lo agrega. Por ejemplo:
    "You do know" en vez de simplemente "You know"."
    Yo le contestaría: El "do" aquí (oración afirmativa) tiene la única función de enfatizar o remarcar el verbo principal, que es "know". Así, remarcas que "tú lo sabes".
    ¡Corrígeme si me equivoco!
    Saludos

    Carlos dijo...

    Hola Mónica:

    Después de 5 horas leyendo tu blog y copiando infinidad de recursos, no puedo más que darte las gracias. Admiro no sólo tu capacidad pedagógica, la instrumentalización de tu experiencia, y sobre todo tu generosidad y altruismo impresionante.

    Además, también disfruto con tus comentarios "filosóficos", porque me identifico con casi todos ellos.

    Dentro de poco, tengo un examen oral de oposición, y estoy seguro que lo conseguiré, porque como dices tú, el que quiere puede, y yo quiero y lo haré.

    Y a tí te deseo mucha suerte. Preveo que acabarás construyendo un "imperio" y obteniendo una recompensa que a lo mejor ni buscabas, pero que siempre obtienen los que hacen lo que les gusta. Y los que ayudan a los demás.

    Carlos

    Monica dijo...

    Olga y Rafael Tienes toda la razón. El uso de "do" en "You do know" es enfático. Es como decir: "Tú si sabes". Gracias por la aclaración.

    Rafael Aquí tienes una explicación sobre los usos de "do" Saludos, Mónica

    *******

    Carlos Muchísimas gracias por tu comentario. No creo que sea altruista, ni que haya imperios esperándome, pero indudablemente me ánima ver que mi trabajo (y ahora el del equipo del blog) ayude a la gente. ¡Suerte! Un saludo.

    Comentarios negativos: Siempre y cuando no contengan insultos, me parecen muy bien. Creo que son útiles porque no se puede mejorar si alguien no te dice también lo que está mal. Además asumo perfectamente que no siempre se puede contentar a todo el mundo. Un saludo,

    Arjuna dijo...

    Hola Mónica

    El comentario que hice más arriba de ninguna forma iba dirigido hacia ti sino más bien hacia aquellos que pretenden hacerse los muy eruditos con sus comentarios oscuros y falsamente elocuentes.

    Para ti un beso y mi mayor respeto.

    bye!

    Mónica dijo...

    Arjuna e Ideas in Vitro Lo siento, pero los comentarios que contenían palabras ofensivas los elimino. Un saludo, Mónica

    Carolina dijo...

    Hola Mónica, soy una chica extremeña de 16 años, bueno, he visto tu blog, es increíble, nunca pensé que me encontraría esto x internet...

    Bueno sólo quería decirte que tengo un gran interés por aprender inglés, más que nada porque en sí el idioma me gusta, y porque me chiflaría irme al extranjero. No se si es porque desde chica he tenido contacto con el inglés ( a mi padre le encantaban los beatles =P y ponía canciones a todas horas, y mis hermanos igual, siempre con música extranjera) pero se me da bien, bueno, no estoy super avanzada, pero el idioma en sí no se me hace tan tan pesado.Mis hermanos cuando eran relativamente jóvenes (11 años o así) ya estaban en la escuela oficial de idiomas, y para los 16 o 17 años ya habían acabado todos los estudios de inglés. Se fueron al extranjero con poca edad gracias a becas y demás, han estado en londres, nueva york.. y demás..

    Para mí todo ha cambiado, las leyes ya no dejan entrar en la escuela de idiomas hasta los 16, y x eso precisamente me voy a apuntar ahora, pero se han perdido años en los que podría haber empezado sino fuera por las leyes estas ¬¬.

    Bueno a lo que voy, que hice el examen de nivel, y me han metido en 2º de básico (y yo que pensaba que sabía inglés...)Son 2 cursos de básico, 2 de intermedio y 2 de avanzado... Osea que me faltan 5 años! Las clases empiezan en septiembre, pero ahora en verano me aburro sin nada que hacer, y ya tengo ansia por empezar, aunque se que en el fondo me va a costar su trabajo...Sólo quería preguntarte cómo mejorar realmente el listening.. es lo que peor llevo, la conversación, pf mi cuñado es extranjero y cuando nos visita hablo con él en inglés, y siempre me pongo nerviosa y empiezo a cometer un montón de errores.

    He probado escuchando canciones, textos, pero no mejoro mucho...¿Es todo cuestión de costancia o no hago lo suficiente?

    Bueno gracias de verdad, espero tu respuesta

    Monica dijo...

    Carolina Es cuestión de mucha constancia y de mucho tesón. No debes desanimarte. Debes escuchar inglés a todas horas. Esa es la mejor manera de aprender. Escribiré un post sobre el tema pronto. Historias de personas que siguieron escuchando y escuchando y mejoraron.

    Un saludo, Mónica

    ambrosio dijo...

    Hola
    tienen un blog excelente para aprender inglés, los felicito.

    Se aprende mucho con ustedes.

    saludos

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...