50 consejos para empezar el curso de inglés con buen pie



Pregunta:


Hola Mónica:

Me llamo Laura y vivo en Bilbao.  Quería pedirte si me podrías orientar un poco sobre qué puedo hacer para mejorar mi inglés.

Este año comienzo la universidad y no se si tendré mucho tiempo, pero ahora el inglés es necesario para todo.

He visto su blog y me gusta mucho, el problema es que hay tantas cosas que no sé cómo organizarme.

¿Sabrías de alguna academia o algún método que me haga ser constante?

Es que me cuesta mucho ponerme a estudiar inglés.

Un saludo,

Laura

******

Respuesta: 

Laura no me pregunta cómo mejorar su inglés al empezar el curso, sino cómo ser constante y organizarse.

Y tiene razón cuando pregunta esto, porque no vale de nada que haya miles de academias, miles de recursos, si no sabes por dónde empezar y no perder el ritmo de estudio.

Estos son mis consejos para comenzar el curso con buen pie:
  1. Una gran mayoría de personas va al gimnasio solo cuando tiene algún problema concreto que solucionar (fue mi caso). ¿Por qué? Hacer ejercicio es doloroso y no se ven resultados rápidos. Igualmente, la gente solo estudia inglés de verdad cuando la obligan. ¿Por qué?  Porque aprende lentamente y no ve resultados rápidos.
  2. Para obligarte estudiar inglés debes tener -y si no la tienes, crearla- una obligación externa que te mantenga activo. Esta obligación externa es la equivalente al problema que te lleva a ir al gimnasio. Doy ejemplos: aprobar un examen concreto, conseguir un nivel determinado, hablar con determinada persona (un ligue, una persona del trabajo), conseguir un beca (busca la beca, por ejemplo, para estudiar en Estados Unidos), ir de visita a un país extranjero en el que tendrás que comunicarte en inglés.
  3. Tienes que ser muy específico con respecto a tus metas. No vale con decir: "Quiero aprender inglés" o "Quiero mejorar". Debes fijar una meta muy concreta y factible (doable): ¿Qué meta concreta quiero conseguir? ¿Un B1/PET, un B2/FCE? ¿Mejorar mi listening? ¿Hablar con nativos en mi trabajo? ¿Hablar con gente de otras empresas? ¿Mejorar mi pronunciación un 10%? Cuanto más específico seas más fácil será que consigas tu meta.
  4. Es bueno empezar por la mañana escuchando algo de inglés y hacer cada día algo de inglés. Asegúrate que lo haces cada día.
  5. Haz un test de nivel para saber por dónde empezar. Esta es nuestra prueba de nivel.
  6.  Fija los tiempos. ¿Estás hablando del curso escolar (9 meses)? ¿3 meses? ¿6 meses?
  7. Debes saber exactamente de qué tiempo dispones (¿una hora cada día? ¿3 horas a la semana?) y revaluar tu meta en función de ese tiempo. Por ejemplo, si solo tienes un par de horas a la semana, no es posible que pases de un B1 a un C1 en tres meses.
  8. Ni que decir tiene que todo esta planificación es mucho más fácil de realizar con la ayuda de un profesor, mentor, o tutor. Por ello, es aconsejable que lo busques.
  9. Debes escribir lo que quieres conseguir y cómo lo quieres conseguir. Esto es muy importante porque no es lo mismo pensar en un objetivo que verlo por escrito.
  10. Organízate, organízate, organízate. Empieza la mañana, o la semana apuntando, lo que harás en inglés y ve tachando lo que consigas hacer. Cuantos más tachones, más orgullo y satisfacción.
  11. Sin una obligación externa (ver 2) no habrá constancia, ni ganas continuadas de hacer nada. Por ello insisto: busca una obligación externa que te obligue a estudiar.
  12. Si puedes, paga por un curso, un profesor, unos recursos. Lo gratuito no siempre es bueno porque "no duele" y como no duele, pues se va dejando, se va pasando. No pain, no gain. Yo pagué una vez, con mucho sacrificio, $2,000 por un curso de negocios online en Estados Unidos.  Valió cada dólar que pagué porque nunca antes le presté tanta atención a un curso. No me perdí ni una sola lección, y absorbí todo como una esponja.
  13. El 90% del éxito está en creer que puedes hacerlo, por eso, cree que puedes progresar y trabaja duro para lograrlo.
  14. Conozco a algunos alumnos con talento para aprender inglés y baja autoestima, mucha timidez e inseguridad. Al final, el talento no les sirve de nada. Lo que sirve es creer que puedes aprender inglés.
  15. Hazme un favor; huye de los cursos milagros. Se ha llenado la web de fotos de gente utilizando aparatos extraños que son nuevos descubrimientos y de cursos de expertos que prometen el aprendizaje rápido y sin esfuerzo. Dicen exactamente lo que tú quieres escuchar y por eso son como una serpiente que sonríe. Recuerda que por mucho que sonría, es una serpiente. Estos cursos son iguales que las dietas milagro. Caerás en la trampa si estás desesperado. Pero, si te serenas y  te preguntas por qué  hay gente muy importante, muy bien relacionada y con dinero en este país que aún no sabe inglés, comprenderás qué bien funciona el marketing y qué poco efectivos son este tipo de milagros.
  16. En general, un profesor particular (presencial o virtual) es mejor que un curso presencial, un curso presencial de 3 a 5 alumnos es mejor que uno de 10 o 15 (cuantos más alumnos peor), un curso presencial es mejor que uno online, un curso online pagado es mejor que un curso online gratuito (mirar punto 12 arriba), un curso online gratuito es mejor que saltar de recurso en recurso y de novedad en novedad (gratuitos). Cuando digo "mejor" me refiero a "más efectivo", es decir, que aprendes más.
  17. Dicho esto, no tiene nada de malo estudiar por tu cuenta con recursos gratuitos cuando tienes las metas claras. Las metas claras hacen que todos los caminos oscuros se iluminen.
  18. Buscar al profesor y el curso que más te conviene supone un trabajo; no lo hagas a la ligera porque se te equivocas perderás tu tiempo y tu dinero. Consulta, pide opiniones, mide tus fuerzas, escribe tus objetivos.
  19. Para mí sería fácil decirte: contrátanos a nosotros ya que somos los mejores. No lo digo porque eres tú el que debe evaluar lo que le conviene según tu propio perfil, tiempo y dinero.  Dicho esto, también digo que no somos una academia para todo el mundo y tampoco queremos de alumnos a todo el mundo. Buscamos alumnos muy motivados e intentamos tener profesores que sepan sacar lo mejor del alumno motivado.
  20. Recuerda que la culpa no siempre la tienen los profesores ni los cursos.En una gran mayoría de casos, el principal responsable de tus deficiencias eres tú mismo
  21. ¿Cómo sabes si un curso o un profesor te conviene? Normalmente, se siente por lo forma de explicar, la forma de comunicar, el no aburrirte, el sentir que cada día aprendes algo.
  22. Tú debes conocer la horma de tu zapato. Hay a quienes les resulta más divertido aprender con música, u obras de teatro, o con películas, o audiolibros, otros quieren una combinación de gramática con speaking, otros solo conversación. Busca aquello que vaya más con tu personalidad porque todo te resultará más fácil.
  23. La mejor estrategia para conseguir resultados suele ser una estancia larga (aprox. 2 años) a un país anglosajón, curso no de inglés sino de cualquier cosa (contabilidad, arte, cerámica, pastelería) que te haga estar en contacto con nativos y un profesor particular.
  24. La peor estrategia suele ser querer aprender inglés como si fuera un hobby dejándolo para cuando tienes tiempo y te viene bien. Esto es no aprender, es pasar el tiempo.
  25. No empieces a aprender inglés hasta que sepas que en tu cabeza ha dejado de ser un hobby.
  26. La mejor estrategia es la de la hormiguita que va, poco a poco, haciendo un gran castillo bajo tierra, y acumulando su comida para el invierno.
  27. La peor estrategia es la de la cigarra que tras cantar todo el verano, nada tiene que comer en el invierno.
  28. En tu país el inglés es como una carrera universitaria. Si quieres ser médico estudias 5 o 6 años de carrera universitaria y haces practicas. Si quieres ser un avanzado en inglés, estudias 5 años para llegar a ese nivel.
  29. Mucha gente se escandaliza cuando oye que se tardan, al menos, 5 años en aprender bien inglés y no se da cuenta que ya lleva 25 años aprendiéndolo de mentirijilla porque no se lo toma en serio.
  30. La práctica del inglés se realiza, luego, durante todo el resto de tu vida.
  31. No te engañes, el nivel intermedio (B2) no te valdrá para mucho. El que realmente vale es el nivel avanzado (C1), así que cuando planifiques tenlo en cuenta.
  32. Siempre te encontrarás con el mismo problema: demasiado vocabulario y estructuras que aprender. ¿Cuál es la mejor manera de aprenderlas? Sin lugar a duda, el listening: audios, vídeos, series de televisión. Deja que fluya por tus oídos.
  33. Suscríbete a un canal con series de televisión, hazte adicto a una serie y ponla con subtítulos en inglés todos los días. Busca las palabras que no entiendes en un diccionario y ve el mismo capítulo muchísimas veces, hasta que todo te vaya sonando familiar. Cuando hagas esta actividad piensa que no es solo para divertirte; estás aprendiendo y debes esforzarte.
  34. La disciplina es la madre de todos los éxitos. Si no tienes disciplina no podrás mejorar tu inglés nunca.
  35. Cuando digo "disciplina", me refiero a autocontrol. Autocontrol para levantarte de madrugada a estudiar, para repasar lo que has aprendido, para escuchar todos los días, para preguntar tus dudas a profesores y compañeros, para no decaer cuando te falten las fuerzas.
  36. Energía, energía, energía. Todo es energía. Cuanta más energía pongas en el aprendizaje del inglés más progresarás. La energía siempre está cerca del éxito. Fíjate en la gente que logra sus metas; siempre tienen energía para continuar.
  37. Cuidado con tus estados mentales y pensamientos. Quizás no eres el más listo, ni el más guapo, pero, en la fábula, la tortuga siempre gana a la liebre. Por eso, nunca te dejes vencer por pensamientos negativos y de fracaso. No te servirán para nada.
  38. Saber gramática y no saber hablar inglés es igual que no saber inglés, así que después que hayas hecho todo el listening posible tendrás que, o bien, hablar inglés con un profesor, o bien, buscarte un intercambio (novio/a, conocido, amigo) para practicar. Si no lo haces, todo lo aprendido no te servirá de nada.
  39. El problema de "el palo" que te da el no saber inglés es que es silencioso. Se esconde, tras muchos otros problemas; no tener las habilidades específicas que quiere el mercado laboral, no saber venderse, no tener experiencia. Entonces, mucha gente se pregunta, pero si fulanito tiene un buen sueldo y no sabe inglés ¿para qué quiero yo saberlo?
  40. Lo cierto es que saber inglés es un requisito previo, igual como hablar español. Lo que dice el mercado es: ¿Sabe usted hablar inglés? ¿No? Pues, vuelva cuando sepa hablar que aquí no queremos mudos.
  41.  Utiliza la estrategia de la naturaleza; utiliza la abundancia para lograr sobrevivir ¿Te has fijado en los bancos de peces? Son tantos, que aunque mueran unos cuantos, siguen como especie. Aprende más que los demás, levántate antes que los demás, lee más que los demás, haz más que los demás, escucha más que los demás.  Así, al final, nadie podrá contigo.
  42. Es el éxito el que tira de tu constancia. Si piensas que no estás obteniendo ningún resultado, entonces la constancia desaparecerá. Por eso, es tan importante identificar y sentir los éxitos concretos. '`Por fin, me aprendí el verbo "find""  "Por fin, pude pronunciar la palabra "money" correctamente". "Por fin, pude contestar el teléfono."
  43. El verdadero éxito no es nunca hablar inglés perfectamente. El verdadero éxito se mide en números concretos: hablar un 10% mejor, saber 50 palabras más que el mes pasado, saber 20 verbos irregulares más que hace dos meses.
  44. Nadie vendrá a ponerte "milagrosamente" las palabras en tu cabeza, ni hará que de tu boca salga una pronunciación perfecta; serás tú el que día a día, como la gota de agua que esculpe la roca, memorizarás esas palabras. Y, para pronunciar bien, te tendrá que doler la mandíbula. Si no te duele, no estás pronunciando bien. Tampoco nadie te vendrá a poner a un nativo delante de la puerta de tu casa para practicar, serás tú el que lo buscarás, a veces, con mucho esfuerzo.
  45. Debes crearte el clima adecuado de estudio. Ese clima comienza en tu cabeza, pasa por la silla en que te sientas, el escritorio donde guardas tus libros y tienes tu ordenador  y acaba en la habitación donde practicas inglés.
  46. Para que el clima de estudio te sea favorable deberás escoger las compañías. Rodéate siempre de gente que se esfuerce tanto, o más, que tú y que te motive estudiar. Huye de los que se dan por vencido al primer intento. No son de los tuyos.
  47. No te compares. No sirve de nada. Siempre habrá gente mejor que tú y gente peor que tú.
  48. Busca ejemplos de estudiantes y profesores en la red. Tenlos siempre a tu lado para los momentos de debilidad.
  49. El esfuerzo de aprender inglés, no es muy diferente al esfuerzo de sacar una carrera, conseguir ser un deportista reconocido, conseguir un buen trabajo. Por eso, aprenderlo es muy buena practica para futuros retos.
  50. Siempre piensa en la meta más grande, en lo que está más allá de unos cuantos apuntes, palabras, verbos o frases.  Te espera una vida de comunicación nueva, te espera una segunda vida. ¡A por ella!
Mónica

Sígueme en Twitter
Pon me gusta en Facebook 



curso de inglés online
Curso de inglés online
inglés para particulares 
  Inglés para particulares
inglés para empresas 
  Inglés para empresas








*********
Patrocinadores:  

¿Estás pensando hacer un curso de inglés en el extranjero? Kaplan tiene la solución. 
 
David Villa estudia inglés en Kaplan International  

************
Vamos a repasar: Diferencia entre "date", "meeting y "appointment" de Mariela Starc



***********
Cursos de inglés en el extranjero para todas las edades ofrecidos por EF.
Imprimir

2 comentarios :

Beatriz Calderón dijo...

Genial !!!! Sigue así animándonos !!

Zenkai dijo...

42 y 43... Me encanta!! Muchas gracias :)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...