Los dos jardineros y las causas del desempleo


No me resisto a dejar de contar esta historia, que me ocurrió hace tan sólo unos días, porque en este blog no sólo hablamos del inglés, sino también sobre todo aquello que te pueda ayudar en la supervivencia diaria. Como dice el proverbio chino:


"Give a person a fish, and you feed them for a day. Teach a person how to fish, and you feed them for a lifetime."

Un problema que resolver

A principios del año pasado decidimos con mi familia cambiarnos de casa. Una de las razones del cambio fue la de estar más en contacto con la naturaleza. Por eso nos vinimos a vivir a un pueblo cercano a Madrid.

La nueva vivienda tiene un pequeño jardín con césped. Inicialmente, el pacto familiar de distribución de tareas era que mi hijo y mi marido se ocuparían del jardín.  Todo fue sobre ruedas hasta que llegó el invierno. Demasiado frío y poco tiempo para dedicarle al trozo de terreno verde, hicieron que el césped se fuera tornando amarillo y que pareciera cada día más descuidado y abandonado.

Viendo que la situación empeoraba con el paso de los días, decidí que había que buscar un jardinero que nos sacara, al menos temporalmente, del aprieto.

No saber vender

Como suelo hacer siempre que necesito algo, busqué empresas de jardinería en internet y di con una de mi misma localidad. Llamé por teléfono y un señor me contestó con muy poco entusiasmo que se pasaría por mi domicilio para poder hacer un presupuesto. Tras unos días, se presentó en mi puerta y en un tono nada cordial, tras echarle un vistazo de unos dos minutos al jardín, me dijo que me enviaría el presupuesto por email.

Su lenguaje fue tan parco -no me hizo ninguna pregunta encaminada a descubrir qué era lo que realmente quería, ni comentario alguno sobre las posibilidades del jardín- y su trato tan poco amable que me quedaron pocas ganas de volver a verle. Era casi como si le hubiera tenido que pedir disculpas por haberle llamado.

Pasados unos cinco días, recibí su presupuesto por correo. Me pareció excesivamente caro teniendo en cuenta la escasa empatía y el nulo valor añadido que yo veía en su servicio.

La pregunta que me hice fue:¿Por qué he de pagarle a alguien esa cantidad si va a venir con cara de perro a trabajar y ni siquiera está interesado en saber qué es lo que realmente quiero?


Quizás -pensé-  el hombre tenía otro trabajo y lo de la jardinería era sólo un hobby, o quizás, ya tenía muchos clientes adinerados y yo realmente no le interesaba. Si estas eran las razones, nada que objetar pero ¿si realmente necesitaba el dinero?

No sé si el hombre ofrecía, o no, un buen servicio, pero lo cierto es que con su nula capacidad de persuasión no me quedaron ganas de descubrir sus posibles habilidades.

Su visita fue como el currículo mal redactado, que mandas a la empresa sin carta de acompañamiento, y que demuestra claramente tu nulo interés y desconocimiento de ella.

¿Qué es saber vender?

Cuando estás intentando vender tu trabajo no se trata de decir un precio y esperar que te contesten; se trata de hacerle ver al cliente potencial porqué merece la pena que te contrate y qué valor añadido puedes ofrecer respecto a otros posibles proveedores

Da igual que tu trabajo sea de jardinería, limpieza, fontanería, sacar unos  perros a pasear, llevar la contabilidad o un proyecto de ingeniería. Esto es especialmente verdad si quieres cobrar un precio elevado.

Hay que tener en cuenta que en una gran mayoría de casos, el potencial cliente no sabe muy bien qué es lo que le conviene porque carece de la información necesaria  incluso para formular las preguntas adecuadas. Por tanto,  cuando intentes vender tu trabajo, tu tarea debe ser intentar indagar qué puedes ofrecerle a esa persona.

En mi caso, hubiera sido, por ejemplo preguntarme si quería un servicio temporal, o continuo, si estaba dispuesta a gastar en plantas y en algún material de decoración, si podía invertir en un mando externo para el riego, etc.

¿Cómo vas a saber todo esto y el precio que puedes cobrar si no se lo preguntas al interesado? Es tan fácil cómo preguntar y sin embargo, el hombre no me preguntó nada, sólo dijo lo que él quería hacer en el jardín.

Un segundo intento

Visto lo visto, decidí consultar con otra empresa. Esta vez eché mano de una de esas octavillas que echan en mi buzón.  Si alguien echa una octavilla en un buzón -digo yo- estará interesado en vender y ganarse un dinero ¿no?

Elegí una empresa que tenía un nombre apropiado, algo de "Hojas......" y el papel era de color verde. Ponía además algo así como ""Mantenimientos  de jardines desde 50 euros".  Bien -pensé- una empresa con pocos medios pero que se preocupa al menos de diferenciarse con el color de la octavilla y el precio. Vi algún interés por el marketing al menos y eso me gustó.

El gran experto

Llamé al teléfono móvil que aparecía en el papel y me contestó un señor amable que acordó pasarse en un par de días para ver el jardín.   Cuando vino, apareció acompañado de un ayudante y a diferencia del agrio jardinero anterior, me dio todo tipo de explicaciones: lo que me convenía hacer, cambiar, poner, plantar y podar.

- Bien -pensé- parece que entiende del tema.

Nota: cuando explicas algo con paciencia y detalle le estás dando a conocer al potencial cliente qué es lo que sabes de la materia y, por tanto, le estás dando confianza acerca del servicio o producto que ofreces.

Cuando acabó de darme sugerencias sobre lo que se podía hacer con el jardín, le pregunté el precio por hacer el primer trabajo: cortar el césped y abonar el terreno.

- Se lo hago en un minuto en el coche -me contestó- y fue a su coche.

Tras unos minutos volvió con un papel con el precio desglosado en diferentes tareas. Esta vez no había tenido que esperar 3 días.  Parece eficiente -pensé.

El precio por el servicio no me pareció barato, pero si me solucionaba el problema, sin duda merecería la pena. Así que acepté su oferta sin regatear.

A los dos días se presentó el jardinero con un ayudante al que dejó haciendo los trabajos mientras él se fue en busca de material. Cuando el ayudante estaba ya a punto de acabar, el jardinero jefe volvió a aparecer y me explicó que habían abonado y podado los arbustos sin coste adicional alguno y que además me iba a programar el riego para que gastase la menor cantidad de agua posible, todo sin coste extra. Hasta aquí su "marketing" parecía perfecto, aunque por el precio que me estaba cobrando yo sabía que no era gratis.

-¡Fantástico! le dije- pero le advertí que era muy difícil de programar, que había que saber y que no cualquiera podía hacerlo.

- No se preocupe - me dijo- nosotros lo ponemos con el libro de instrucciones (que le dejé).

Apareció luego un segundo ayudante que presentó como experto en programación de riegos.

Antes de que se marcharan, les dije que no se olvidaran de limpiar la tierra que había caído en el caminillo de entrada de la casa.

- No se preocupe- insistió- lo recogeremos todo.

Antes de despedirnos, me comentó que había colocado el riego a las 7.15 de la mañana para que funcionara solo una vez unos minutos para que así ahorrara mucha agua.  Finalmente, acordamos que me llamaría a principios de marzo para hacer otro trabajo. Y así cada mes una nueva tarea, hasta conseguir tener todo en su lugar y cuidado.

Contenta me quedé pensando que para cuando llegará los días de calor, todo el jardín iba estar resplandeciente.

El gran desastre

A la mañana siguiente me levanté, como siempre, a dar mis primeras clases por Skype y, a eso de las 10am, bajé a la primera planta para salir. Me llamó la atención un ruido que escuché desde el salón y que desde la segunda planta no se oía. Era como si hubiera estado lloviendo. ¡Qué raro!- pensé. Si está totalmente despejado el día. Miro por la ventana y veo ¡la mitad del jardín inundado!  El agua del riego automático salía a chorros por varios de los aspersores y ¡había estado saliendo desde las 7.15am!

Salí corriendo hacia el jardín y cerré la llave de paso. ¡Dios santo! menos mal que trabajo en casa- me dije.
Si me hubiera ido de casa por la mañana pronto y no hubiera vuelto hasta por la noche (como hace la mayoría de la gente) aquello hubiera podido ser una gran inundación.

Excusas nada más

Decidí llamar por teléfono inmediatamente al jardinero y después de explicarle el incidente le dije:

- Mire, con el agua que se ha desperdiciado ya tengo más que pagado el siguiente trabajo que acordamos que hiciera.

Intentó excusarse diciendo que el riego automático estaba roto. Yo le aclaré que era imposible porque antes lo había programado mi marido y nunca había habido ningún problema. Al final, me pidió disculpas y me dijo que se pasaría la semana siguiente. Le dije que no hacía falta, que ya lo arreglaríamos nosotros.

Posteriormente, me di cuenta que la limpieza que habían hecho de la tierra, en el camino de entrada al jardín , había sido simplemente mojarla, pues al secarse el agua, quedaron las manchas de barro en el pavimento. Habría que haber fregado, pero no lo hicieron.

¿Cuál era la solución?

Yo tengo muy claro lo que hubiera hecho si hubiera estado en el lugar del jardinero que había inundado el jardín.

Hubiera ofrecido al cliente hacer el siguiente trabajo programado gratis  para compensar así el daño causado, sobre todo, teniendo en cuenta que se había vendido como ¡un experto en riego!  Con la realización del trabajo de compensación gratuito, me hubiera asegurado la satisfacción del cliente y que así me volviese a llamar. 

Nota: No hay publicidad más efectiva que "el boca a boca". Piensa ¿qué haces tú cuando quieres conseguir un buen profesional en cualquier campo? ¿Preguntar a amigos o conocidos si conocen a alguien? ¿Verdad? Es lógico porque las referencias que nos da nuestro círculo de amistades o conocidos son auténticas, se saltan la publicidad engañosa y van a lo que realmente importa "hace bien su trabajo" "merece la pena", etc.

No obstante, el jardinero en cuestión no hizo nada de esto. Simplemente consiguió su primer dinero con el nuevo cliente que era yo, y ante el primer problema decidió esperar cinco días para dar la cara sin ofrecer nada a cambio. Resultado: pérdida de confianza total por mi parte. Además, no sólo no lo recomendaré a familiares, vecinos o amigos, si no que además si alguien me llegase a preguntar por referencias las daré negativas.


¿Ves como además hay un problema de no saber rematar los temas? No se trata de solo de coger el dinero, se trata de solucionar un problema del comprador porque una ganancia inicial 100, con una solución a medida, se convierte a largo plazo en 1000, o 2000.

Si hubiese continuado como jardinero conmigo, suponiendo que yo le hubiese pagado una media de 100 euros por cada uno de sus trabajos mensuales, al final del año hubiese ganado 1.200 euros. Ese es aproximadamente el dinero que dejó de ganar por no ofrecer una solución cuando se presentó el problema.

Si se piensa a corto plazo: son 100 euros. Si se piensa a largo plazo: son 1.200 euros.


¿Ves ahora la diferencia entre beneficio a largo y corto plazo?

El verdadero problema no es que me haya perdido a mí como cliente, sino que irá repitiendo su comportamiento por todos los sitios porque no sabe nada de atención al cliente. Consecuentemente, lo que deja de vender y de ganar se multiplica exponencialmente.

Curiosamente, la incorrecta actitud del jardinero "experto en riegos" no es exclusiva de autónomos, pequeños empresarios o comerciantes.  Está extendida a medianas y grandes empresas, en algunos casos por ignorancia y otros casos (las grandes empresas) única y exclusivamente porque son monopolios.

Todos, sin lugar a dudas, nos podemos equivocar. Nosotros aquí en el blog y en nuestra academia también. Pero sabemos que rectificar es de sabios y, sobre todo, que es de sabios rectificar a tiempo para compensar daños.

Nota: Si eres cliente nuestro y algún día piensas que no te hemos tratado como es debido en nuestra academia, dínoslo y mándanos un enlace a este post.


Una de las causas más importantes del desempleo

Es verdad que las erróneas políticas de empleo de los gobiernos, la economía mundial y hasta el precio del petróleo, son factores que influyen en las altas tasas de desempleo, pero también es verdad que hay otras causas intrínsecas que provocan desempleo:

Estas causas son:

  • La falta de formación  y experiencia
  • La falta de capacidad de las personas para dar un servicio o producto de calidad

Ten en cuenta que tú, como persona individual, no puedes influir en las políticas de empleo, ni en la crisis económica, pero sí puedes tomar la iniciativa de formarte y esforzarte para vender productos y servicios de calidad.

Fíjate como en la historia que he relatado yo estaba pidiendo que alguien me solucionase un problema muy específico:"arreglar el jardín".

No quería aprender jardinería, ni que me enseñase a manejar el riego: quería simplemente pagarle a alguien para que hiciese algo que yo no quería hacer.  Fíjate, además, como, en teoría, es un problema que mucha gente puede solucionar  y, sin embargo, a la hora de la verdad hay muy poca gente capacitada para hacerlo. Incluso para limpiar; hay cientos de miles de personas y sin embargo, muy poca gente que limpie bien.


¿Por qué es importante saber enfrentarse a los problemas del mercado laboral como un trabajador autónomo?

Porque cada vez habrá más trabajadores autónomos que tendrán que sobrevivir por su cuenta y con conocimientos muy especializados.

¿Por qué creo esto?

Por dos razones.

Una de ellas es el avance imparable y veloz de las tecnologías. 

Vienen nuevos avances tecnológicos que probablemente vuelvan a cambiar, dentro de poco, todos los mercados. Echa un vistazo a este artículo sobre las impresoras 3D  en The Economist y a este vídeo para para veas cómo funcionan las impresoras 3D. Más información sobre el tema en español.

Si no entiendes el artículo sobre las impresoras 3D en inglés, te cuento que The Economist apunta a que dado que este tipo de impresoras se está haciendo cada vez más barato, será posible fabricar cualquier tipo de objetos pequeños en una casa, tienda u oficina, con un coste unitario muy ajustado, menos contaminación y sin necesidad de tener que recurrir a las  fábricas.

No sabemos cuánto tiempo tardará en imponerse esta tecnología y si finalmente desaparecerán las fábricas tal y como las conocemos, pero es importante tener en cuenta que el nuevo vuelco de la economía mundial puede estar a la vuelta de la esquina.

La otra razón es la fragmentación de la economía.

Esta fragmentación supone que tanto los productos como los servicios tengan que hacerse de una forma cada vez más especializada para poder competir. Dada la gran cantidad de ofertas,  el consumidor irá imponiendo cada vez más sus gustos al mercado y querrá un determinado tipo de zapatos, de ropa, de cursos, de viajes, de televisores, de coches...

Parece claro que la única manera de enfrentarse a estos cambios es siendo capaz de "volar con tus propias alas".   A continuación te doy ejemplos concretos de cómo hacerlo.

Cómo sobresalir para conseguir empleo o ganar dinero extra

En este contexto, conseguir ganar un dinero extra no es tan difícil como parece.  Mira a tu alrededor y fíjate como está lleno de nichos de mercados que otros dejan porque hacen trabajos muy por debajo de lo deseable. En el reino de los ciegos, amigo, el tuerto es el rey.

Podrás pensar que si trabajas para una empresa, o tienes pensando trabajar para una, esto de las ventas, marketing y nichos de mercado no te aplica. Déjame decirte que te equivocas.

En cada puesto de trabajo están estos elementos, pero vestidos de otra forma: tú vendes tu trabajo, tú compites con otros trabajadores en tu posición (y, por tanto, necesitas tu propio marketing) y tu falta de calidad en el servicio, o la de quienes trabajan contigo, crean nichos en el mercado que otros pueden utilizar con ventaja.


Pongo ejemplos de calidades muy por debajo de lo deseable que yo misma he experimentado:

  • Banca: Prácticamente todos los bancos te tratan como un atracador en potencia, y lo cierto es que cuando se trata de cobrar comisiones y sacar tajada, los atracadores son ellos. 
  • Papelería pequeña de barrio: no pueden imprimir una factura durante casi un mes porque se les estropeó la impresora, la mandan al correo equivocado o no la mandan.
  • Cursos online: Tanto se esmera el vendedor de turno en ganar su comisión que miente sobre el tipo de producto y servicio con tal de tenerte como cliente, con la grave consecuencia de que llegas a pensar que te han estafado.
  • Empresas de telefonía: Intentan venderte lo que sea y cómo sea y cuando quieres su atención o te sablean, o desaparecen. 
  • Construcción: Puertas que no cierran, grietas en los lugares más insospechados, ínfima calidad de materiales por los que has pagado una barbaridad. Para conseguir alguna compensación, no vale llamarles por teléfono, tienes que ir a juicio.
  • Ortodontista: Ponen un aparato de ortodoncia de tan mala calidad que se cae cada semana. Cuando les pide una solución, sí, lo cambian por otro igual o lo ajustan varias veces dándote a entender que ha sido por tu culpa.
  • Empresas de software: Al cambiar de ordenador e intentar descargarte nuevamente el software te dicen que tu clave ha caducado e intentan cobrarte por algo que ya has pagado y te obligan a hacer varios trámites completamente innecesarios porque ya tienen todos tus datos. ¿Por qué aceptas? Porque la empresa en cuestión es un monopolio. 
Se trata, por tanto, de hacer algo más de lo que hacen los demás. 

Fíjate, por ejemplo, como la empresa Apple arrasa en un mercado en el cual no tiene competencia, sin necesidad de ser monopolio.

La buena noticia es que tú no necesitas ser Apple para encontrar empleo y ganar dinero, sólo necesitas formarte, practicar e intentar dar en todo momento lo mejor de ti mismo.

¿Por qué digo que no es tan difícil?

Porque el mercado laboral está lleno de gente que no lee nada, que no se fija en nada, que no aprende, ni quiere aprender, no rectifica,  que no se esfuerza y que no tiene ningún interés en progresar.  Lo que sí tienen es avaricia, o vaguería, o ambas cosas juntas. Y así nos va. 


En ocasiones, sin embargo, se trata sólo de ignorancia, de no saber por dónde van los tiros.

Pongo algunos ejemplo de actividades con las que podrás empezar a ganar dinero:

  • Creación de webs y blogs. Muy frecuentemente me mandan webs, o blogs, creados por particulares para yo los dé a conocer en el blog. A veces la idea inicial no está mal, pero se trata de dos o tres páginas llenas de publicidad de Google o anuncios de "ponga su publicidad en esta página".  Vale poner algo, pero poner la página llena de anuncios es totalmente contraproducente. A veces, ponen comentarios con un enlace a su creación por todo "El blog para aprender inglés" esperando así tener lectores. 

Anécdota: El colmo fue un blog lleno de publicidad que se alimentaba de mis actualizaciones (feeds) y las de otros blogs conocidos, es decir, lo que yo publicaba salía automáticamente en su blog, así su dueño no tenía ni que molestarse en escribir y el dinerillo iba entrar "a chorros" por su cuenta corriente. Resultado: cuando fue denunciado, Google le cerró la cuenta.


En el FAQ (Frequent Asked Questions) lo pongo clarísimo: para que un blog o página web dé dinero por publicidad necesita miles de visitas. Miles.  Resultado del intento de blogs sin casi contenido: pérdida de tiempo. 

Moraleja: No hagas un blog esperando ganar dinero. Hazlo porque te guste el tema y quizás con esfuerzo y tesón, puedas vivir de él, no por la publicidad, sino porque indirectamente te darás a conocer como experto en el campo que sea tu pasión.

  • Dar un servicio de catering. No hace falta tener un blog, estar en Facebook o tener una cuenta en Twitter para ganar dinero. Ni siquiera necesitas una tarjeta de visita ni oficina. No. Lo que necesitas es tener clientes.  Recuerda que yo llamé al jardinero porque echó una octavilla en mi buzón. Por tanto, si te gusta la cocina puedes empezar a ofrecer comida a domicilio. Primero deberás ofrecerla a conocidos e intentar que corra la voz. Aquí tienes un ejemplo de una mujer inglesa que salvo a su familia de la quiebra haciendo "cupcakes". 
  • Coser: Hubo una época, cuando yo era pequeña, que mi familia pasó por dificultades económicas. Mi madre se puso a coser y a vender chaquetas de piel. Siempre se le dio bien coser y cuando se vio en apuros, echó mano de lo que sabía hacer.  Fue todo un éxito porque realmente lo hacía muy bien.  Empezó vendiendo a amigos y conocidos y luego le empezaron a pedir de tiendas. Con lo que ganó comimos cuatro durante un año.
  • Pintar: Si eres un artista te gusta pintar, inspírate en el blog de Geninne.  Fíjate en lo bien que hace todo y cómo ha convertido algo que puede ser un hobby en un negocio. ¿Cómo atrae tantas visitas Geninne? Primero porque lo que hace es muy bonito (calidad) y segundo porque da regalos: cuadros, tarjetas, sellos. Ahora también organiza cursos. Todo un ejemplo a seguir.


Para concluir, quiero que recuerdes que no se trata de tener tres carreras,  dos másteres, y saber cinco idiomas. Estamos hablando de todo tipo de trabajos -desde limpiar una casa hasta realizar un proyecto de ingeniería- y de una actitud ante el cliente/comprador que te hace infalible: la de tratarlo como a ti te gustaría que te tratasen.

A veces me parece que lo de enseñar inglés es para mí una excusa encaminada a enseñar a pescar porque ¿de qué te sirve el inglés si no sabes pescar?

******************
Novedades:

******************
Publicidad:

Curso de preparación de entrevistas de trabajo organizado por "The Practice Office" en Madrid.  Más información: descárgate el PDF aquí.

****************

CURSO DE INGLÉS ONLINE GRATUITO


AGRADECIMIENTO: Roberto Reboredo y yo agradecemos especialmente por su ayuda con el material del Unit 23 a Dan Darrow, Andrés Iribarra, Adrián M. y Alberto Lamela.


UNIT 23 REPORTED SPEECH

Las clases anteriores se pueden encontrar en este enlace.  En el menú horizontal del blog "curso gratuito".





  • Unit 23, level 1 (Beginner - Low-intermediate))
  • Unit 23, level 2 (Intermediate-Mid-intermediate)
  • Unit 23, level 3 (Upper intermediate-Advanced)
  • Imprimir

    13 comentarios :

    Invvv dijo...

    Hola,

    Creo que lo que explicas no tiene nada que ver en absoluto, con el desempleo.
    Es de una superficialidad rampante.
    Lo siento.

    Diego dijo...

    Mónica:

    En primer lugar, mis felicitaciones por tu excelente blog y contenido, el cual no sólo me sirve para aprender inglés, sino que además entregas algo que explicas muy bien: "el valor agregado" a través de tus notas de la vida.
    Escribo este comentario para reforzar el argumento sobre las causas del desempleo: Actualmente tengo 20 años, estudio en la universidad y mi familia es excelente. Durante el verano trabajé en un servicio de lavado de autos "ecológicos" (para costear necesidades personales), el cual a partir de productos "supuestamente orgánicos", según mi jefe", paños de microfibra y "en seco", dejábamos los autos sucios en bellezas. Pese a ser un negocio innovador en la región donde vivo, había algo que le faltaba: que todos los trabajadores remáramos por en el mismo sentido; en lo personal trato de hacer mis tareas lo mejor posible y en el trabajo me esmeré por memorizar un discurso para ofrecer de la mejor manera el lavado, hasta que me creí el cuento, llegando al punto que era el trabajador que más autos conseguía por día, además de lavar los autos como se debían. Sin embargo, mis compañeros vivían el día a día y no había mucha sintonía en conseguir objetivos. Por tanto, como trabajadores les faltó ser lo suficientemente visionarios en percatarse que si hacían de la mejor manera las cosas, nuestro jefe se daría cuenta de aquello y podríamos ganar más dinero por objetivos conseguidos.
    Las ideas de: "el valor agregado" y "hacer algo más que el resto" (agregaría: de la mejor manera posible) creo que aseguran el éxito en cualquier empleo.
    Termino este comentario discrepando de "Invvv" ya que Mónica, sin ser una economista o ingeniera", quiso exponer los factores "personalistas", por llamarlo de alguna forma, sobre las causas de los fracasos laborales y por consiguiente el desempleo.
    Saludos a todo el equipo de El Blog del Inglés y espero pronto poder hacer el diagnóstico de inglés para tener clases de inglés.
    Diego.

    Compañía de Libros dijo...

    Mónica: me ha encantado tu post de hoy. Y animo a todo el mundo a que haga algo con su vida y no se deje vencer por la apatía. Hace unos meses añadí al blog que ya tenía: nuncatehagaslibrero.blogspot.com
    otro sobre los motivos para introducir cambios en nuestro día a día. http://microcambios.com/
    Lo hago, como bien dices, porque me encanta el tema y me gustaría ayudar a los demás. Si algún día sale algo interesante pues no me extrañará porque me gusta mi trabajo y me gusta aprender a hacerlo cada día mejor. Enhorabuena por este blog tan inspirador.

    Mónica dijo...

    Muchas gracias por vuestros comentarios. Muchas gracias Diego por tu testimonio. Me ha encantado.

    Por lo demás, sé que no se puede gustar a todo el mundo y que siempre viene bien que alguien discrepe de mi punto de vista.

    Saludos, Mónica

    Compañía de Libros dijo...

    Hola Mónica: otro tema que se podría tratar es cómo hacemos nuestras críticas. Veo una diferencia grande entre tu comentario del jardinero y el de Invvv. Tú explicas tu punto de vista y por qué lo ves de esa forma mientras que el otro comentario dice textualmente: "Creo que lo que explicas no tiene nada que ver en absoluto, con el desempleo.
    Es de una superficialidad rampante.
    Lo siento". ¿Qué es lo que exactamente siente, hacer el comentario o tener que discrepar de ti? ¿Para qué hace el comentario? ¿Qué fin busca? Entiendo que cuando se discrepa hay que dar razones, de otra manera el comentario no tiene ninguna utilidad y por lo mismo da igual hacerlo que no hacerlo.
    La crítica constructiva no existe, pero sí existe una diferente perspectiva sobre un asunto. Al menos así lo veo yo y por eso lo explico. Saludos Mónica, me gustaría que en mi entorno abundara la gente como tú.

    Mónica dijo...

    Compañía de Libros. Muchas gracias por tu amable comentario. Ojalá tengas éxito con tu blog. Un saludo, M.

    claudia dijo...

    hola monica!
    crees en las casualidades?? estaba recorriendo los blogs de la gente q sigue a mi blog, y en uno, encontre tu link, justo unos minutos despues de pensar en retomar mis clases de ingles, abandonadas hace bastantes años, habia llegado hasta el first certificate inclusive, pero por razones economicas, actualmente se me estaba haciendo dificil volver a tomar algun curso pago
    y de pronto... encontre tu blog!

    es maravilloso, felicitaciones, si bien yo ya hice estos niveles, me viene muy bien volver a repasar muchas cosas

    un saludo cordial :)
    claudia

    Anónimo dijo...

    Hola Monica:

    En tu historia, el primer jardinero que te visito, lo que no le entusiasmaria es el tener que hacer presupuesto, para una pequeña chapuza.
    Yo soy carpintero y yo creo que soy como el, cuando no lo veo claro no me entusiasmo, me gusta lo que hago, pero la gente se tiene que dar cuenta que los jardineros, carpinteros y todos los que acaben en eros se ganan un sueldo mayor o menor, pero ninguno somos ricos.
    A mi por ejemplo me fastidia ir a hacer presupuestos y mas a desconocidos, porque pierdes muchas horas que no facturas y al final tienes que trabajar 60 horas semanales de las cuales, la semana que es buena facturas 30 horas. Al final despues de muchos años trabajo para los que me conocen, que cuando te llaman es porque el trabajo va a ser tuyo y se habla de cuanto pensaba gastarse y que es lo mejor que puedo hacerle con ese presupuesto. Asi sigo trabajando 60 horas a la semana, pero facturando de 40 a 50 horas y soy la mar de entusiasta con mis clientes.

    Entro de vez en cuando en su blog y me ayuda a recordar.

    Gracias y animo

    Victor

    Anónimo dijo...

    Estoy deacuerdo totalmente, se ve que quien escribe tiene amplia experiencia y conocimiento del tema, asi como una buena vision, Felicidades por tu blog.

    Escuela de Música Online . dijo...

    Buen Aporte!

    Anónimo dijo...

    Hola Mónica.


    Enhorabuena por el ejemplar esfuerzo que le dedicas a EBPAI.
    Estoy seguro que voy a aprender algo más que un idioma.
    Leer tu blog de vez en cuando es como tomar un Colacao a media tarde, me ayuda a crecer un poco cada día...a mis trentaitantos.
    Raúl.

    Preacain dijo...

    Mi parece que desde el inicio de la crisis del ladrillo en España el oficio de jardineria ha sufrido bastante a mucha gente de la construcción comenzaron a moverse hacia el mantenimiento del jardín, también las empresas de limpieza hambre por cojer todo typo de oficio también están tratando de tomar el trabajo que ellos no entienden,es un buen jardinero tiene conocimento real y reverencia por la naturaleza

    vimax dijo...

    nice post

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...