¿Cómo debes tomarte los errores que cometes en inglés?







E.L. Sanders es una profesora de inglés británica y conferenciante con una amplia experiencia en la enseñanza de este idioma, que ha escrito un libro titulado: "Tu inglés es cosa tuya: Cómo hablar mejor inglés sin gastar más dinero". 

En él nos revela una serie de secretos para conseguir hablar inglés fluidamente.

Como, podréis ver a continuación en su entrada, E.L. Sanders, te indica qué debes hacer con los errores que cometes. 



Mónica

Entrada E.L. Sanders


******
 Cuál es el problema con los errores

Los profesores de las escuelas de idiomas pasan mucho tiempo corrigiendo los errores de los estudiantes.
 


El problema es el siguiente. 

La mayor parte de las veces, la corrección de errores hecha por el profesor no sirve de nada para mejorar el inglés de la persona que estudia. 

El profesor va a seguir escuchando esos errores una y otra vez.
 

Sin embargo, corregir los errores tiene un gran impacto. 

Una cosa que realmente influye en tu manera de aprender y hablar un idioma.
Hace que tengas miedo de cometer errores.


Y si tienes miedo de cometer errores, sentirás más ansiedad cuando estés hablando. 


Así que cometerás más errores y sentirás más ansiedad todavía.
 

Tener miedo de cometer errores hará que hables con más cuidado, pero eso también quiere decir hablar más lento, dudando mucho.
 

Es muy difícil cambiar una forma de pensar que tienes probablemente desde que empezaste a aprender un idioma en la escuela, que los errores son malos. 

¿Qué hacer con los errores?

Lo primero que tienes que hacer es convencerte de que los errores son parte del aprendizaje. 

En la escuela, un error significaba un tachón rojo o una cruz. 

Los errores eran malos. 

Los errores implicaban suspender exámenes. Los errores salían en las notas que había que llevar a casa.
 


«El inglés de José es muy bueno pero todavía comete muchos errores con la gramática básica».
 

«El inglés de María es muy fluido para su edad, pero le falta precisión».
 


¿Quién sabe cuánto daño psicológico le causó a tu cerebro infantil con esos comentarios de profesores bienintencionados?
 

Apaga la voz del profesor de tu mente y pon en su lugar otra voz más amable: la de tu oyente interior.
 

Tu oyente interior
 

Tu oyente interior está siempre contigo, siempre escuchando. 

Él o ella no habla mucho, pero cuando lo hace es porque le has preguntado. 

Hasta ese momento, tu oyente interior simplemente escucha con paciencia. Y como los mejores oyentes, tu oyente interior escucha sin juzgar.
 

Lo que quiere decir esto, en la práctica, es que cometas todos los errores que necesites cuando estás comunicándote. 

Quizá tus errores son de gramática, de pronunciación o de vocabulario: no importa.

 Ignóralos según sucedan, y simplemente sigue comunicándote. 

La comunicación gira alrededor del mensaje, y si te quedas sin decir nada, no hay ni mensaje ni comunicación. 

El mensaje es mucho más importante que tener una precisión del cien por cien.
 

Después, en otro momento, pídele a tu oyente interior que reproduzca de nuevo la conversación. 

Quizá te des cuenta de que podrías haber usado otra palabra o que había otra forma verbal que habría sido mejor.
 

Reformula la frase en tu mente si sabes cuál es la manera apropiada de decirlo. 

Si no pudiste encontrar otra palabra cuando estabas hablando y tuviste que usar una descripción, o usaste una palabra que no estaba tan bien, búscala en un diccionario o en tu libreta de vocabulario e intenta recordarlo para la próxima vez.
 

Estas son las cosas productivas que puedes hacer. 

Es lo que hacen los hablantes empoderados: aunque probablemente no se den ni cuenta de que lo están haciendo.
 

Una cosa que no es productivo hacer —o que es incluso contraproducente— es autoflagelarte porque has cometido un error.
 

Reflexión, no corrección
 

¿Le gustas la voz dentro de tu cabeza que habla como si fuera un profesor?
 

Alguien que siempre te critica, que te dice que te has equivocado, que hace que dudes y te pares para corregirte… ¿quieres ser amigo de ese alguien?
 

¿No?
 

No querrías que un amigo lo hiciera contigo, así que deja de hacértelo a ti mismo.
 

Una vez que te hayas acostumbrado a reflexionar sobre tu lenguaje en vez de en términos de errores y corrección, vas a practicar mucho más.
 

El idioma es una herramienta de comunicación, no es un examen.

Tu inglés es cosa tuya: Cómo hablar mejor inglés sin gastar más dinero". 



E.L. Sanders

****


curso de inglés online
Curso de inglés online
inglés para particulares 
  Inglés para particulares
inglés para empresas 
  Inglés para empresas








*********
Patrocinadores:

¿Estás pensando hacer un curso de inglés en el extranjero? Kaplan tiene la solución.



David Villa estudia inglés en Kaplan International

************

Vamos a repasar:

Tunein: cientos de radios en inglés para escuchar.


***********
Cursos de inglés en el extranjero para todas las edades ofrecidos por EF.


  Imprimir
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...